Mantenimiento de los cabos

Share This Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Cómo mantener los cabos de tu embarcación en buen estado

No hay buen navegante que no sea consciente de la importancia del mantenimiento de todo el material del barco, tanto para alargar su vida útil como para su propia seguridad,  y el cuidado de la cabuyería no podía ser menos.

Teniendo en cuenta que son elementos de mucho desgaste por su uso y por estar a la intemperie debemos prestar una atención especial a los cabos, escotas y drizas de la embarcación.

Pautas básicas para mantener los cabos de a bordo

El cuidado comienza desde el momento de la compra. Es importante que cuando vayas a coger la longitud que necesites cortes el chicote del extremo y no dejes hebras sueltas para no correr el riesgo de que el cabo se deshilache. Puedes poner en el extremo del cabo un poco de cinta aislante, pero lo más aconsejable es rematar los extremos sellándolos con aguja e hilo.  

Mantén siempre la cabuyería libre de suciedad. Para eliminar el polvo o verdín puedes introducirlos en un cubo con agua y detergente y frotarlos con un cepillo hasta que hayan soltado toda la suciedad. Recuerda enjuagarlos bien con abundante agua, adújalos y deja que se sequen bien, pero fuera del sol directo para que no se acartonen.

No olvides mantenerlos a salvo de la salitre. Cualquier navegante sabe que cuando los cabos se llenan de sal se vuelven muy duros y cuesta trabajar con ellos.

Los pasos a seguir para quitarles la sal son muy parecidos a los anteriores, solo hay que dejar los cabos en remojo por un par de horas con agua dulce y jabón neutro, después cambiar el agua unas cuantas veces hasta que estén completamente limpios y enjuagados y dejarlos secar muy bien en algún lugar ventilado, lejos de los rayos del sol.

Cabos de amarre

¿Qué debes saber para que te duren más?

Como todos sabemos los cabos de amarre o amarras se utilizan principalmente para atracar nuestra embarcación al puerto, suelen estar confeccionados con poliéster que es un material muy resistente y elástico, pero tienen el inconveniente de que se pueden romper con el rozamiento, por lo que necesitan una solución más específica.

La solución es muy fácil, tan solo tienes que colocar algún elemento protector que rodee al cabo en la zona de rozamiento para evitar el desgaste. Uno de los apaños más sencillos es colocar un trozo de plástico, por ejemplo, un tubo o manguera de un diámetro ligeramente superior al cabo para que pase por el interior y evitar así el roce.

Para evitar tirones fuertes en el barco y sobre todo para proteger las cornamusas de bruscos tirones, es ideal poner unos muelles amortiguadores.

Recuerda amarrar el velero a una distancia corta para no tensar las cuerdas y evitar tensiones y tirones que pueden provocar la ruptura del cabo.

Cuando salgas de puerto procura dejar las amarras encima del pantalán, que no queden sumergidas en el fondo del mar para evitar que se degrade el cabo o se forme moho.

Dejar que la guía se seque encima de la cubierta -el cabo que nos permite recuperar las amarras del costado opuesto al pantalán- una vez que dejemos nuestra embarcación amarrada a puerto.

Cabos de labor

¿Qué mantenimiento debemos de hacer?

En cuanto a los cabos que hay en la jarcia de labor de un velero, se necesitan algunas pautas sencillas pero efectivas, donde los grandes enemigos a evitar son el sol y la sal.

Lo primero a tener en cuenta es que toda la cabuyería que no se use se guarde limpia, seca y adujada para que no se deteriore.

Cuando hace mucho viento en el puerto, se oye un sonido muy característico del golpeo de las drizas con los mástiles, una buena recomendación para evitar el desgaste de la funda exterior del cabo, es que estas drizas las fijes en otro punto que evite el contacto con el mástil.

Cuando veas que los cabos empiezan a mostrar señales evidentes de desgaste, dales la vuelta si tienes suficiente longitud, para evitar que se sigan desgastando por el mismo punto.

Como has visto, estos son unos consejos muy simples, que si coges el hábito de realizarlos habitualmente alargarán la vida útil de la cabuyería de tu embarcación y no tendrás que reponer continuamente el material por el uso o desgaste.

Espero que estos consejos te hayan sido útiles. ¡Nos vemos navegando!

Y si lo necesitas aquí puedes echar un vistazo a nuestro catálogo de cabos.

Suscríbete para enterarte de todo

Subscribe so you don't miss anything

Más por navegar

Uncategorized

Navegar con mal tiempo

Navegar en un velero con mal tiempo es una situación que todos los navegantes se pueden encontrar. Tanto el viento, como la lluvia o la mala mar pueden jugarnos una mala pasada por lo que estar preparados, saber cómo actuar y mantener la calma ayudará a minimizar cualquier peligro. 

Curiosidades sobre los océanos
Uncategorized

El Océano, ese gran desconocido

¿Sabías que el océano ocupa el 71% de la superficie del planeta? Además, más del 90% de la biomasa viviente está en ellos.

DIVE INTO OUR

SHOP online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba